• Cacaoteros proyectan producir 25% más en 2018

    La Cámara Nicaragüense de Cacaoteros (Canicacao) proyecta un crecimiento del 25% en la producción de cacao en este año 2018, es decir, unas 1,500 toneladas. Ulises Reyes, presidente de Canicacao, manifestó que los 4,100 agremiados a nivel nacional produjeron en 2017 un total de 1,200 toneladas del grano.

    Aproximadamente 800 toneladas fueron compradas por la empresa fabricante de chocolates de origen alemán Ritter sport, la cual se encuentra asentada en el municipio de Sébaco, Matagalpa, donde acopia la materia prima. “El 85% del cacao que se exporta con precios diferenciados proviene de nuestras organizaciones. Tenemos varias organizaciones que están exportando, como Campesina y Cacaonica, y otras con volúmenes más pequeños”, expresó.

    Las 400 toneladas restantes fueron comercializadas en países de la región centroamericana y en Europa, principalmente Francia y Bélgica, donde el producto nicaragüense está siendo muy cotizado. También dejan una parte para el mercado nacional, señaló Reyes.

    Además: 270 familias boaqueñas sembrarán cacao

    El directivo de los cacaoteros aseguró que cuentan con el apoyo de organizaciones que brindan capacitaciones y asesorías para cosechar un producto de mayor calidad, con el objetivo de colocarlo a mejor precio en el mercado internacional. “Tratamos de implementar nuevas tecnologías para alcanzar una mayor productividad y procuramos incorporar nuevos clones de cacao, material genético que sea más resistente a plagas y enfermedades”, dijo.

    Áreas
    Las principales zonas productoras de cacao son el Triángulo Minero, Rancho Grande, Waslala, Matiguás, Paiwas, Río Blanco, El Tuma-La Dalia, Jinotega, El Rama, Muelle de los Bueyes, Nueva Guinea, Río San Juan, así como Cárdenas y Colón.

    Estas son las áreas geográficas donde tienen presencia los más de 4,000 miembros de Canicacao, sin embargo se estima que en todo el país hay unos 10,000 productores que trabajan en este rubro.

    De interés: Precios internacionales no levantan cabeza
    Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (Apen) explicó que en 2017 el valor de las exportaciones de cacao cayó un 3% en comparación con 2016, sin embargo hubo un crecimiento del 34% en volumen. “Pasamos de 4.2 millones de kilos a 5.5 millones de kilos el año pasado”, dijo.

    Jacoby destacó que el cacao nicaragüense tiene un gran potencial en el mercado internacional debido, en gran parte, al creciente consumo de chocolate a nivel mundial, algo que Nicaragua debe aprovechar al máximo. “El cacao nicaragüense tiene el potencial suficiente para exportar cifra igual o superior a la del café. En los próximos diez años los precios van a estar estables”, señaló.

    Nicaragua inicia estrategia para sembrar más de 419 hectáreas de cacao fino
    Agregó que para lograr esto, los productores deberán aumentar la productividad y agregar valor al producto, implementando la tecnología necesaria.

    Para el ciclo agrícola 2017-2018, el Gobierno estima que las plantaciones de cacao ascenderán a 18.5 miles de manzanas, con rendimiento promedio de 9 quintales por manzana y una producción equivalente a 121.5 miles de quintales, de acuerdo con el Plan de Producción, Consumo y Comercio 2017-2018.

    El directivo de Apen aseguró que los mayores consumidores de chocolate están en Alemania, cuyo país registra un consumo anual de 11 kilogramo por habitantes; Bélgica tiene un consumo de 10.9 kg; Suiza 10.8 kg; Reino Unido 10 kg; Francia 7.6 kg y Estados Unidos 6 kg por habitantes.

    FUENTE: Nuevo Diario

  • Exportaciones superan los US$2,500 millones

    Tras dos años consecutivos de cerrar las exportaciones con saldo rojo, el 2017 marcó una pauta para cambiar esa tendencia, porque alcanzaron crecimientos del 22 por ciento en volumen y 14.2 por ciento en valor en las ventas —sin incluir zona franca—, según cifras preliminares del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), que registra intenciones de envíos de productos.

    En todo el año pasado el país habría enviado 2.19 millones de toneladas de productos, superando los 1.79 millones de toneladas de 2016. Estados Unidos, Centroamérica y Corea del Sur son los principales destinos de esos envíos.

    En valor las exportaciones sumaron 2,648 millones de dólares, superior a los 2,319 millones de dólares de 2016. Pese a esta recuperación en las exportaciones, aún no supera el récord que registró en 2014 con más de 2,700 millones de dólares.

    Las estimaciones publicadas por el Banco Central de Nicaragua (BCN) apuntan a que 2017 cerró con 2,586.4 millones de dólares en exportaciones tradicionales. Las cifras del Cetrex deberán ser confirmadas por el BCN.

    Según Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), el buen invierno registrado en los dos últimos dos años permitió el aumento en los niveles de producción el año pasado, lo que favoreció a las exportaciones en general, que en su mayoría carecen de valor agregado.

    No obstante, Jacoby cree que difícilmente se van a mantener esos márgenes de crecimiento en las exportaciones este año.

    “Hay más áreas sembradas y mayor productividad de los productos que nosotros enviamos, pero dependemos totalmente del clima. Yo quisiera que las exportaciones crecieran no solo con base en lo que el clima nos permita crecer, sino en tener producto de mayor valor agregado”, apuntó Jacoby.

    Por su parte Mario Arana, gerente general de APEN, dijo que el reto del sector exportador continúa siendo la diversificación de los productos para mantener el volumen que se logró el año pasado.

    “Tendríamos que mejorar los rendimientos para mantener las exportaciones o al menos que ocurra mejora en los precios. Es bueno enfatizar la variación por la vía del volumen, por la vía de mejora de productividad, (para eso) tiene que haber más inversión. (Y para la inversión) son importantes las condiciones que generemos en ese ámbito para asegurar mayor inversión para diversificar los productos”, señaló Arana.

    Los representantes de APEN coinciden en que existe la tendencia en que los próximos diez años los precios de los comodities vayan a mantenerse relativamente estables.

    El año pasado el precio estimado por kilogramo de los productos exportados registró caída del 6.4 por ciento. Por cada kilogramo exportado se recibió 1.21 dólares en promedio, inferior a los 1.28 dólares como media de 2016.
    Arana dice que hay proyecciones de mejora en el precio del café para este año, y que en el resto de los productos se prevé un comportamiento mixto a nivel internacional.

    Crecimiento conservador
    Para 2018 el crecimiento proyectado para las exportaciones tradicionales rondará entre 5 y 10 por ciento, según Jacoby, quien recuerda que el crecimiento fuerte del año pasado se debió también a que se venían de dos años de caída.

    Además: Exportaciones dan “oxígeno” a economía

    Las fuentes citadas coinciden en que para este año los pronósticos para el clima se han previsto favorables para la producción, lo que se convertiría un punto a favor para las exportaciones.

    US$1,001
    millones sumaron las exportaciones nicaragüenses hacia Estados Unidos, según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

    Exportaciones, exportación, Nicaragua

    Productos a la cabeza
    El café, carne de bovino, caña de azúcar, maní y oro en bruto son los principales productos que aportaron al crecimiento de las exportaciones en 2017.

    Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), dice que las exportaciones de banano registran importantes crecimientos en valor del 143 por ciento y en volumen del 72.2 por ciento.

    Mario Arana, gerente general de APEN, apunta que los embutidos y los productos farmacéuticos, plátanos, naranjas frescas y ron son otros de los productos no tradicionales que se destacaron el año pasado.

    Además señaló que para este año los que van a tener buena participación son: palma africana, cacao, okra y piña, por la ampliación de áreas de siembra y mayor productividad.

    FUENTE:LA PRENSA